Diferencia entre Cronógrafo y Cronómetro

Diferencia entre un Cronógrafo y un Cronómetro

Vamos a ver, si, parece que hablamos de lo mismo pero no es así. Para poder explicar las diferencias entre un Cronógrafo y un Cronómetro, vamos  definir primero qué significa cada uno de estos términos.

Definición según el diccionario de la R.A.E.

Cronógrafo:

Aparato que sirve para registrar gráficamente el tiempo que transcurre entre sucesos consecutivos.

 

Cronómetro:

Reloj de precisión que sirve para medir fracciones muy pequeñas de tiempo.

Bueno, creo que tampoco se ha aclarado mucho la cosa, así que vamos a entrar en materia.

 

La necesidad de medir el tiempo

Cronómetro de Jeremy Thacker

Si nos remontamos un poco en la historia, encontraremos que en el año 1714, un escritor, y también relojero británico llamado Jeremy Thacker, construyó un reloj para poder medir la longitud marina con exactitud (aunque fue un fracaso…) basado en una campana de vacío. 

Años antes, en el 1668, el relojero italiano Antonio Tempora ya había intentado medir la longitud marina con este método, pero a diferencia de El, Thacker acuñó el termino «Cronómetro» para su reloj marino, perdurando este en el tiempo hasta nuestros días. 

No fue hasta el año 1759, cuando también un británico, carpintero en este caso, llamado «John Harrison», creó un reloj para medir la longitud marina, el cual revolucionó el mundo de la navegación marítima. 

Cronometro de John Harrison
Cronometro de John Harrison

Hemos de decir que en el siglo XVIII, la importancia de poder navegar calculando la latitud y longitud de una manera exacta, podía significar la diferencia entre la vida y la muerte. En concreto, la longitud se calculaba con un reloj, y la desviación causada por unos pocos segundos de diferencia, llevaba al traste el viaje, y las vidas de la tripulación.

Es por eso que se conoce al reloj de «John Harrison» como el primer cronómetro con exactitud válida para la navegación.

El primer Cronógrafo

Ya en el año 1821, el relojero francés Nicolás Rieussec ideó un artilugio para poder medir e interpretar de una manera gráfica el tiempo. El invento consistía en una caja con dos discos pensados para medir, uno los minutos y el otro para los segundos. 

El primer Cronógrafo de la historia.

Cuando se pulsaba el botón de puesta en marcha, los discos giraban impulsados por un mecanismo de reloj, y mediante una pieza ubicada entre los discos y con forma de rombo, se creaba una marca de tinta para dejar impresos los intervalos de tiempo. 

Mediante un segundo botón, se volvía a poner el mecanismo central a cero.

Con este invento, Nicolás Rieussec se propone medir los tiempos de una carrera de caballos y, después de demostrar su exactitud, la academia Francesa de Ciencias lo bautizó como «Cronógrafo».

Actualmente, el término Cronómetro implica...

Pues, una vez visto que el concepto de Cronómetro debe su nombre a la exactitud del primer reloj capaz de calcular la longitud en el mar, actualmente existe una norma para certificar que se cumple con los requisitos necesarios para poder otorgar el nombre de Cronómetro a un reloj, y es la norma ISO 3159.

En Suiza, existe un organismo encargado de certificar esta norma, llevando incluso más allá las pruebas y se llama C.O.S.C.

 El «Contrôle Officiel Suisse des Chronomètres», se encarga de realizar durante 15 días consecutivos, pruebas a diferentes temperaturas y en diferentes posiciones, a los movimientos de reloj fuera de sus cajas, garantizando que su nivel de exactitud es menor de -4/+6 segundos por día. 

Únicamente un 3% de los relojes fabricados en Suiza, obtienen esta certificación, con lo que nos podemos hacer una idea de la dificultad de pasar con éxito esta certificación.

Hay fabricantes que llevan más allá estas pruebas y, después de obtener la certificación de «Cronometer» por parte del COSC, evalúan en sus propias instalaciones a sus movimientos para conseguir un grado superior en exactitud.

Este es el caso de «Rolex»:

Daytona Superlative Cronometer

Un reloj con movimiento «Rolex Superlative», significa que ha sido certificado por el COSC y que, posteriormente ha sido puesto a prueba de nuevo, montado ya en su caja (utilizando una tecnología exclusiva para poder llevarlo a cabo) y que garantiza una precisión de menos de -2/+2 segundos por día. 

La definición moderna podría ser...

Entendemos como un «Cronógrafo», no a un reloj en sí mismo, sino mas bien como una complicación de los relojes mecánicos diseñada para poder medir intervalos de tiempo gráficamente. 

Así, cuando este reloj con cronógrafo, tiene una certificación ISO 3159, podemos decir que estamos ante un reloj Cronómetro.

Por qué los relojes llevan Rubíes

Por qué los relojes llevan Rubíes

Para responder a la pregunta de por qué los relojes llevan rubíes, primero vamos a definir exactamente qué es un Rubí y cuáles son sus propiedades.

Qué es un Rubí

Un Rubí es un mineral, catalogado como piedra preciosa y que, al igual que el Zafiro,  pertenece a la familia del “Corindón”. De hecho, la diferencia entre un Zafiro y un Rubí, es únicamente el color, y este viene dado por las impurezas que pueda tener, en forma de pequeñas concentraciones de metales como puede ser el titanio o el cromo.

Corindón
Corindón

Se trata entonces de un elemento de extremada dureza, el cual solo puede ser rayado por el diamante (o utensilios fabricados con carburo de Silicio), o por un elemento de igual dureza, como podría ser otro Rubí.

Rubi
Rubi

Cuando hablamos del Rubí, nos referimos al Corindón de color rojo intenso, y cuando hablamos del Zafiro, al Corindón de color azul intenso, aunque hay zafiros de color amarillo o incluso incoloro (transparentes).

Su composición la forman moléculas de Óxido de Aluminio (Al2O3) que también se las conoce como Alúmina.

Escala de dureza Mohs

La escala de Mohs es una relación de diez elementos (minerales), ordenados según su dureza de menor a mayor, e indicando también su composición y que material lo puede rayar. Fue ideada por el geólogo alemán Friedrich Mohs en 1825.

DurezaMineralSe raya con / raya aComposición química
1TalcoSe puede rayar fácilmente con la uñaMg3Si4O10(OH)2
2YesoSe puede rayar con la uña con más dificultadCaSO4·2H2O
3CalcitaSe puede rayar con una moneda de cobreCaCO3
4FluoritaSe puede rayar con un cuchillo de aceroCaF2
5ApatitoSe puede rayar difícilmente con un cuchilloCa5(PO4)3(OH-,Cl-,F-)l
6OrtosaSe puede rayar con una lija para el aceroKAlSi3O8
7CuarzoRaya el vidrioSiO2
8TopacioRayado por herramientas de carburo de wolframioAl2SiO4(OH-,F-)2
9CorindónRayado por herramientas de carburo de silicioAl2O3
10DiamanteEl material más duro en esta escala (rayado por otro diamante).C

Por qué un Rubí

¿Por qué un Rubí y no otro elemento? Veamos…

La función que cumple un Rubí incrustado en el Calibre de un reloj es la de asegurar que las piezas que están en continuo movimiento, no sufran el desgaste producido por la fricción de las diferentes partes del mecanismo del reloj. (Todo esto lo explicamos más adelante).

En su momento, los maestros relojeros pensaron en un elemento de extrema dureza para asegurar la duración de los ejes que giran infinidad de veces a lo largo de la vida de un reloj, y qué mejor elemento que el más duro de todos, el diamante.

Pero a nadie se le escapa que el precio de un reloj con diamantes incrustados en el movimiento sería prohibitivo, así que se optó por el segundo más duro, que sigue siendo a día de hoy el Rubí.

Durante el siglo  XVII-XVIII, el matemático y Astrónomo francés Nicolas Fatio de Duillier, de origen italiano y afincado desde muy joven en Londres, consiguió perforar por primera vez un Rubí.

Más tarde, y en concreto en el año 1704, conseguiría patentar su método para perforar el Rubí y así, dar comienzo a la utilización de estos minerales en la fabricación de relojes.

El Rubí sintético

En un principio, y descubierto el método para perforar un Rubí, se utilizaban Rubíes puros para la maquinaria de un reloj. Eso sí, no se utilizaba cualquier Rubí, sino que se escogían piedras defectuosas para joyería, para así aprovecharlas en un lugar menos vistoso que una pieza de orfebrería, como es el interior de un movimiento de reloj.

Pero casi doscientos años más tarde, (entre 1892 y 1900) el químico también francés Auguste Verneuil lograría dar con un procedimiento para la fabricación de Rubíes sintéticos de laboratorio. Esto hizo que se pudieran fabricar Rubíes casi a medida mediante la técnica de “fusión por llama”, y adecuarlos a las diferentes partes de un reloj.  A día de hoy, todavía se utiliza este tipo de Rubí sintético para el funcionamiento de los relojes mecánicos automáticos, e incluso algún movimiento con cuarzo también los equipa.

¿Son mejores los Rubíes puros?

Pues si el procedimiento para la creación del Rubí sintético es el correcto, este ha de tener las mismas propiedades tanto químicas como físicas que el Rubí puro extraído de manera natural.

La única diferencia sería que el Rubí puro lo crea la “Madre Naturaleza” y el sintético, lo fabrica el ser humano.

Por qué los relojes llevan Rubíes

Los relojes llevan Rubíes para reducir la fricción y energía necesaria para mover las diferentes partes de un calibre. Estos elementos de extrema dureza, se colocan a modo de cojinetes y retenes, en los puntos de fricción de la maquinaria, como pueden ser los ejes de volante, el áncora, la rueda central, la tercera, la cuarta, etc.

Rubí en la rueda de balance
Rubí en la rueda de balance

Generalmente, los movimientos mecánicos de bobinado manual (Cuerda manual)  llevan un total de 17 Rubíes (Veremos marcado en el calibre “17 jewels”), y los movimientos automáticos o de Auto bobinado, entre 21 y 27.

¿Los relojes de cuarzo llevan rubíes?

Evidentemente, no estamos hablando del mismo tipo de movimientos. Sin embargo, hay en el mercado relojes que convinan lo mejor de los dos mundos. Estos relojes llevan joyas en su calibre y utilizan el cuarzo como un extra para mantener su precisión. 

Donde se utilizan los Rubíes:

Joya de soporte y coronamiento
Joya de soporte y coronamiento
Joya de soporte
Joya de soporte

17 jewels

1 en la Elipse

2 en los dientes del Áncora

2 en el soporte del eje de volante

2 como retén (coronamiento) del eje de volante

2 en el soporte de la leva de escape

2 en el soporte de la rueda de escape

2 en el eje de la cuarta rueda

2 en el eje de la tercera rueda

2 en el soporte de la rueda central

21 jewels

 Se añaden 2 Rubíes de coronamiento en la leva de escape

Se añaden 2 Rubíes en la rueda de escape

23 jewels

Se añaden 2 joyas en el soporte del barrilete.

25-27 jewels

Los relojes automáticos añaden 4 joyas o más en el mecanismo para el autobobinado.

Estas son las joyas necesarias en los diferentes tipos de mecanismos y calibres, aunque podemos encontrar calibres con hasta 50 jewels”.

Todas estas joyas de más en un calibre, no intervienen en el funcionamiento del reloj de una manera sustancial, por no decir de ninguna manera. Solo están ahí, para darle más valor, o más prestigio al reloj.

Principios de un Reloj mecánico

Cómo funciona un reloj mecánico

Diferentes maneras de medir el tiempo

Cuando hablamos de un reloj mecánico, nos referimos a un tipo de reloj que mide el paso del tiempo utilizando un método mecánico, en lugar de otros como puede ser la medición mediante fenómenos mesurables de la naturaleza (Relojes de sol), medición de fluidos como el agua (Clepsidras) o la arena (Relojes de arena), o medición de impulsos eléctricos utilizando láminas de Cuarzo.

El reloj mecánico, consta de varias y diferentes partes, tanto en su interior como en su exterior, pero vamos a empezar por la mayor diferenciación, el movimiento (o Calibre) y la caja.

El Calibre
Cronografo Breguet 2320
Cronografo Breguet 2320

A la mecánica interior del reloj, diseñada y fabricada por un maestro relojero se la conoce como movimiento o calibre. Este dispositivo es el encargado de calcular mediante diversos elementos, el movimiento de las manecillas del reloj, que a su vez, son las encargadas de mostrar en la esfera, mediante un patrón gráfico, el avance del tiempo.

La Caja
Caja reloj bolsillo
Caja reloj bolsillo

Denominamos caja al elemento que envuelve al calibre para protegerlo y fijarlo. En este caso, no son los maestros relojeros los encargados de fabricar la caja, sino que es más bien un producto de joyería artesanal.

No es extraño, sino al contrario, muy habitual, que los relojes utilicen cajas de fabricación externa, bien para abaratar costes, o para aplicar un estilo concreto al producto acabado.

Funcionamiento básico

Para mover todo el engranaje mecánico del calibre, es necesaria una fuerza aplicada. Esta energía, se almacena mediante la tensión de un muelle (o resorte) llamado principal, el cual se enrolla a sí mismo mediante una llave o una corona en el exterior de la caja.

Hay relojes mecánicos capaces de hacer esto por sí solos, utilizando la energía cinética del movimiento del usuario, pero entramos ya en otra categoría llamada “Funcionamiento de un reloj automático”, que podemos ver en otro post.

La energía acumulada mediante tensión en el muelle principal, se transfiere al conjunto del tren de rodaje, que es el encargado de descomponer esta energía en varias ruedas dentadas. 

Esta serie de engranajes, absorberían toda la energía de manera descontrolada, sino fuera por el mecanismo del escape, que mediante un oscilador y una palanca dentada llamada áncora, se encarga de frenar el movimiento del motor, haciendo que la rueda dentada del escape, avance un diente cada movimiento completo del áncora.

Esto hace que se produzca ese sonido tan característico del “TIC-TAC” de los relojes mecánicos.

A continuación, podemos observar en el siguiente video como se transforma la energía en movimiento en el interior de un reloj mecánico.

Los relojes mecánicos evolucionaron en Europa en el siglo XVII a partir de relojes de primavera, que aparecieron en el siglo 15.

Los relojes mecánicos no son tan exactos como los relojes electrónicos modernos con movimiento de cuarzo, y además requieren de una limpieza periódica y puesta a punto por parte de un relojero experto. Desde los años 70, los relojes del cuarzo se han hecho con casi la totalidad el mercado de relojes, por su fiabilidad, bajo precio y ausencia de mantenimiento, relegando a los relojes mecánicos a una función de “representación social”.

Son valorados y exhibidos por su nivel de complicación en el calibre y el número de joyas que puedan montar (muchas de ellas tan solo ornamentales), llegando a tener un valor extremadamente alto, tan solo al alcance de algunos bolsillos pudientes.

Componentes

Todos los relojes mecánicos tienen estas cinco partes:

→     Un muelle o resorte principal, que almacena energía mecánica para accionar el reloj.

→     Un tren de rodaje, el cual tiene la doble función de transmitir la fuerza del principal a la rueda de balance y de descomponer la energía encima de los piñones para conseguir unidades de segundos, de minutos, y de horas. Una parte separada del tren de rodaje, es la corona, la cual nos permite enrollar de nuevo el resorte principal.

Mediante esta corona, y deslizándola en dirección contraria a la caja del reloj, podemos fijar la posición de las manecillas de minutos y horas.

→     Una rueda de equilibrio, o más comúnmente llamada “Oscilador”, que oscila hacia adelante y hacia atrás. Cada oscilación de la rueda de equilibrio toma exactamente la misma cantidad de tiempo. Este es el elemento de medición en el reloj.

→     Un mecanismo de escape, que tiene la doble función de mantener la rueda de equilibrio vibrando y dándole un impulso con cada vaivén, y permitiendo que los engranajes del reloj avancen o «escapen» por una cantidad de movimiento fija. Como ya hemos explicado antes, el avance y freno del mecanismo de escape es el que produce el característico sonido del “TIC-TAC”.

→     Un dial,  el cual se encargará de mostrar mediante las manecillas la medición del tiempo en un formato gráfico, entendible para las personas.

Complicaciones

Las funciones adicionales en un reloj mecánico, además de las ya mencionadas de medir de una manera precisa el tiempo, se han llamado tradicionalmente “complicaciones”.

Los relojes mecánicos pueden tener varias de estas complicaciones:

Rueda inercia
Rueda inercia

→     Bobinado automático o auto-bobinado, para eliminar la necesidad de enrollar (dar cuerda al reloj) el muelle principal de carga del reloj. Este dispositivo enrolla el resorte principal del reloj automáticamente utilizando los movimientos naturales de la muñeca, con un mecanismo de peso giratorio.

Calendario en dial
Calendario en dial

→     Calendario (Calendar): muestra la fecha y, a menudo, la semana, el mes y el año. Los relojes simples con calendario no muestran las diversas longitudes de los meses, requiriendo al usuario restablecer la fecha 5 veces al año, pero los relojes con calendario “perpetuo” muestran todo esto, incluso cuando se trata de  años bisiestos. Un calendario “anual” no hace el ajuste del año bisiesto, y contabiliza febrero como mes de 30 días, así que la fecha se debe restablecer el 1 de marzo cada año cuando vemos que se muestra de manera incorrecta el 29 o 30 de febrero.

     Alarma, que consiste en una campana o timbre que se puede programar para que se apague en un momento dado.

Cronógrafo
Cronógrafo

→     Cronógrafo, que es una complicación que añade al reloj funciones de cronómetro adicionales. Los botones externos de la caja liberan y detienen la manecilla de segundos, y la restablecen a cero. Generalmente, varios sub-diales muestran el tiempo transcurrido en unidades más grandes.

→     Función de hacking. Esta función se encuentra generalmente en los relojes militares. Consiste en un mecanismo que detiene la manecilla de segundos mientras se está ajustando el reloj. Esto permite sincronizar los relojes de una manera mucho más precisa (al segundo). Esto es a día de hoy una característica muy común en muchos relojes.

Fase lunar
Fase lunar

→     Dial de fase de la luna — muestra la fase de la luna con una representación del estado de la luna en un disco giratorio.

→     Indicador de reserva de energía o de cuerda. En su mayoría se encuentra en relojes automáticos. Un sub dial que muestra cuánta energía hay almacenada en el resorte principal, usualmente en términos de horas que se dejan correr.

→     Repeater o repetidor es una función que hace que un reloj repique las horas  de manera audible, presionando un botón. Esta rara complicación fue utilizada originalmente antes de la llegada de la iluminación artificial (luz eléctrica), y servía para comprobar qué hora era en la oscuridad. Estos mecanismos tan complejos, ahora sólo se encuentran como novedades en relojes de lujo extremadamente caros.

→     Tourbillon. Esta costosa característica fue diseñada originalmente para hacer el reloj más preciso, pero ahora es simplemente una demostración de virtuosismo relojero. En un reloj ordinario la rueda de equilibrio oscila a diferentes velocidades, debido a la influencia gravitacional, cuando el reloj está en diferentes posiciones, causando inexactitud. Con un Tourbillon, la rueda de equilibrio se monta en una jaula giratoria de modo que experimente todas las posiciones igualmente, y así, se promedia el error producido por el efecto de la gravedad. El mecanismo se expone generalmente en la cara para exhibirlo aunque esté apagado.

Mecanismo

El reloj mecánico es una tecnología madura, y la mayoría de los movimientos ordinarios de reloj tienen las mismas piezas y trabajan de la misma manera.

Resorte Principal y Barrilete

El resorte principal que acciona el reloj es una cinta espiral de acero que está dentro de un barril cilíndrico, con el extremo externo del resorte atado al barril. La fuerza del muelle gira el barril. El barril tiene dientes de engranaje alrededor de la circunferencia  exterior que giran la rueda o piñón central una vez por hora. Esta rueda tiene un eje que pasa a través del dial. En el lado del dial, las manecillas se fijan a los ejes mediante encaje a fricción (permitiendo que resbale al fijar las agujas manualmente). La manecilla de los minutos, se fija directamente al eje central. Este eje incorpora un piñón que hace girar un pequeño engranaje reductor con un factor de 12 a 1, al cual se fija la manecilla de las horas. Este engranaje hace girar la manecilla de las horas 1 vez cada 12 vueltas completas de la manecilla de los minutos.

Tren de Rodaje

La rueda central se conecta al piñón de la tercera rueda, y la tercera rueda conduce al piñón de la cuarta rueda. En los relojes con la manecilla de segundos en un dial de segundos subsidiarios, normalmente situado por encima de la posición de las 6 en punto, la cuarta rueda está orientada para girar una vez por minuto, y la segunda manecilla se fija directamente al eje de esta rueda.

Escape

La cuarta rueda también impulsa la rueda del sistema de escape. Los dientes de la rueda de escape se capturan alternativamente en dos dedos o dientes llamados paletas en los brazos de la palanca de paletas, que oscila hacia adelante y hacia atrás. El otro extremo de la palanca tiene una sujeción que se engancha con un pasador  vertical en el eje de la rueda de balance (o equilibrio). Cada vez que la rueda de balance  oscila a través de su posición central, desbloquea la palanca, que libera un diente de la rueda de escape, permitiendo que esta rueda avance hasta quedar parada por el otro extremo de la palanca de paletas, moviendo las manecillas hacia adelante. A medida que la rueda de escape gira, su diente empuja contra la palanca, lo que le da a la rueda de equilibrio un breve empujón, manteniéndolo oscilando hacia adelante y hacia atrás.

Rueda de Balance

La rueda de equilibrio o balance, mantiene el control del tiempo para el reloj. Consiste en una rueda cargada que gira hacia adelante y hacia atrás, y que se vuelve hacia su posición de centro por un resorte espiral fino, llamado muelle del balance. La rueda y el resorte juntos constituyen un oscilador armónico. La masa de la rueda de equilibrio se combina con la rigidez del resorte para controlar con precisión el período de cada oscilación o «golpe» de la rueda.

Carga sin llave

Un juego separado de engranajes llamado “Keyless Work” (significa que el reloj se carga sin necesidad de insertar una llave de manivela), se encarga de  enrollar el muelle principal cuando la corona es rodada manteniendo la posición normal. Cuando la corona se saca hacia fuera una distancia corta, permite que las manecillas del reloj sean giradas para fijar la hora deseada en el dial del reloj. El vástago fijado a la corona tiene un engranaje llamado “embrague” o “rueda del castillo”, con dos anillos de dientes que se proyectan axialmente desde extremos. Cuando el vástago es empujado adentro, los dientes externos giran la rueda de trinquete encima del barril del principal, que da vuelta al eje donde el extremo interno del muelle principal está fijado, enrollando al muelle principal alrededor del eje. Un trinquete con resorte se encarga de frenar al barrilete, evitando que el principal se desenrolle. Cuando se gira la corona, el acoplamiento por fricción del piñón del eje central permite que las manecillas sean rotadas.

Segundos en eje central

Si la manecilla de los segundos es coaxial con la manecilla de minutos y horas, es decir, se gira en el centro del dial, esta disposición se llama «Center Seconds » o  «segundos en el centro «, porque la manecilla de segundos barre alrededor de la pista de minutos en el dial.

Inicialmente las manecillas de los segundos centrales fueron expulsadas de la tercera rueda, a veces a través de una rueda intermedia, con el engranaje en la parte exterior de la placa superior. Este método de conducción de la manecilla de los segundos se llama segundos del centro indirecto. Debido a que el engranaje estaba fuera de las placas, agregó espesor al movimiento, y debido a que la rotación de la tercera rueda tenía que estar orientada para girar la manecilla de los segundos una vez por minuto, la aguja de los segundos tenía un movimiento de aleteo.

Fuente documental:

Wikipedia

Wikimedia commons Giacomo Ciurlo

Que es un Tourbillon

Historia del Tourbillon

En relojería, cuando hablamos de un “TOURBILLON” (originalmente en francés, significa “Torbellino”), hablamos de un mecanismo ideado para compensar los efectos de la gravedad en los relojes. 

Principalmente, nos referimos a los relojes de bolsillo, ya que por su diseño, son más propicios a permanecer durante más tiempo en una posición determinada, influyendo en su precisión.

Desarrollado alrededor de 1795 y patentado por el relojero franco-suizo Abraham-Louis Breguet el 26 de junio de 1801, un Tourbillon pretende contrarrestar los efectos de la gravedad mediante el montaje del escape y el volante, en una jaula giratoria, para minimizar el efecto de la gravedad cuando el reloj permanece en una misma posición durante un tiempo.

Al rotar continuamente todo el conjunto de volante/escape a una velocidad lenta (normalmente alrededor de una revolución por minuto), el Tourbillon consigue que el efecto de la gravedad no incida siempre en la misma posición del volante/escape, con lo que el error de precisión derivado por el factor de gravedad, queda promediado durante todo el minuto que tarda el Tourbillon en realizar una vuelta completa.

Cronografo Breguet 2320
Cronografo Breguet 2320

Aunque originalmente la función del Tourbillon era mejorar la precisión del movimiento del reloj, actualmente ya no tiene ningún sentido, y se exhibe en algunos relojes de alta gama como símbolo de perfección y virtuosismo en la construcción del reloj. 

Acostumbra a mostrarse en la parte frontal de la caja, y visible a través del cristal de la esfera.

El efecto de la gravedad

La gravedad tiene un efecto directo sobre las partes más delicadas del escape, que son el  áncora, volante de inercia y muelle espiral. 

Lo más susceptible de resultar afectado  es el espiral, que funciona como el regulador de la sincronización para el escape, y es así la parte más sensible a los efectos exteriores, tales como magnetismo, choques y temperatura. También a los efectos internos tales como posiciones de fijación de los tornillos perimetrales o el diseño de brazos y radios.

Se han desarrollado muchas soluciones para contrarrestar estos problemas. 

Los problemas de temperatura y magnetismo han sido eliminados con nuevos materiales. 

Los golpes bruscos  tienen mucho menos efecto hoy que en el tiempo de Breguet,  gracias a materiales más fuertes y resistentes. El oscilador todavía resulta afectado por golpes hoy en día, pero el espiral no se daña tan fácilmente como antes, así que se vuelve a estabilizar rápidamente después de recibir el impacto.

Grossmann, Berthoud, Breguet, Caspari y Leroy, idearon muchas posibilidades diferentes de colocar los tornillos y soportes para regular el funcionamiento del Tourbillon, pero no se logró mucha diferencia al funcionamiento del modelo original.

El obstáculo más grande para un relojero a la hora de ajustar  un reloj, incluso hoy en día, está en la comprobación de los ajustes realizados en el escape. Esto se ha hecho ahora infinitamente más fácil, con máquinas de sincronización precisas que dan resultados casi de manera instantánea, pero en los tiempos de Breguet, todo lo que los relojeros tenían era otro reloj para poder comparar los resultados, así que estos podían llegar a tardar incluso semanas.

 Los efectos de la gravedad en un escape pueden ser  bastante significativos, incluso si solo son ligeras variaciones de posición. 

Si un reloj de bolsillo se guarda la mayor parte del tiempo en un bolsillo del pecho, la posición exacta podría todavía variar sobre 45 °. El tourbillon logra simplificar de manera significativa este problema, ya que su diseño permite que el relojero ahora sólo necesite regular el reloj en 3 posiciones diferentes, en lugar de en 6 como sucede en los modelos que no lo utilizan. (Dos posiciones horizontales – dial hacia arriba y abajo – y cuatro posiciones verticales – corona a las 12, 3, 6 y 9 en punto)

Incluso hoy en día, con nuevos materiales y teorías mejoradas, es imposible regular un reloj mecánico para que mantenga la misma precisión todas las posiciones. 

Un Tourbillon presenta a los relojeros de hoy la posibilidad de una mayor precisión en comparación a la de los movimientos convencionales, aunque si no ajustamos  bien el volante de inercia,  y aseguramos  que el muelle espiral del balance se expande y contrae de forma simétrica,  podemos acabar obteniendo el mismo resultado. 

Generalmente, el Tourbillon realiza una vuelta completa cada minuto. Esto mejora el cronometraje en las cuatro posiciones verticales porque, incluso si un reloj  permanece en una posición vertical aleatoria, el Tourbillon hace que el escape gire alrededor de su propio eje, anulando de manera bastante eficaz los efectos de la gravedad mediante el giro del volante de inercia a través de todas las posiciones verticales posible durante su rotación. Un Tourbillon normal no tiene ningún efecto en las posiciones horizontales, ya que aquí el equilibrio es horizontal y no se ve afectado por la gravedad a medida que gira.

A consecuencia de todo lo descrito, un Tourbillon no tiene ningún efecto en el cambio de velocidad cuando se encuentra en posición horizontal (dial arriba o abajo) pero si modifica el comportamiento en estado vertical (colgando arriba, abajo, izquierda o derecha).

Este cambio de velocidad entre horizontal y vertical es mucho mayor que los cambios de velocidad entre diferentes posiciones verticales.

Breguet diseñó el Tourbillon para los relojes de bolsillo que se mantienen en una posición vertical, por ejemplo, en un bolsillo del chaleco, y se puede mantener en esta posición vertical durante la noche en un soporte adecuado, En esta posición vertical el Tourbillon es eficaz. Sin embargo, el funcionamiento de un reloj de pulsera es muy diferente, y cambia con frecuencia de vertical a horizontal dependiendo de lo que el usuario está haciendo en cada momento.

Greubel Forsey doble Tourbillon
Greubel Forsey doble Tourbillon

En estos casos, el efecto de un Tourbillon es pequeño en comparación con la variación de velocidad resultante de los cambios de vertical a horizontal, y viceversa. Los Tourbillon inclinados tales como los fabricados por Greubelt Forsey,  son una mejora en este aspecto.

Actualmente, los relojes mecánicos se venden sobre todo a compradores que valoran la artesanía, la mecánica y la estética, incluso por encima de las propiedades de precisión.

La mayoría de los Tourbillon utilizan los escapes estándar suizos de tipo “Palanca”, aunque hay algunos que tienen el escape de tipo “Gatillo”.

Desde siempre, el Tourbillon se ha considerado como uno de los mecanismos de ingeniería más difíciles de construir, y se ha valorado su diseño y complicación.

El primer mecanismo Tourbillon de producción fue producido por Breguet para Napoleón en uno de sus relojes de carruaje, llegando a tener un peso de 200 libras aprox. (Unos 60 Kg.)

Tipos de Tourbillon

Tourbillon de doble eje

Anthony Randall Tourbillon doble eje
Anthony Randall Tourbillon doble eje

Anthony Randall inventó el Tourbillon de doble eje en enero de 1877 y lo patentó posteriormente. El primer ejemplar de trabajo fue construido más adelante por Richard Good en 1978. En 1980, Anthony Randall fabricó un Tourbillon de doble eje para un reloj de carruaje, el cual se encuentra a día de hoy en el Museo de tiempo (ahora cerrado) en Rockford, Illinois. Fue incluido en su catálogo de cronómetros.

En el año 2003, inspirado en esta invención, el joven relojero alemán Thomas Prescher,  desarrolló para el “Thomas Prescher Haute Horlogerie” el primer Tourbillon de doble eje volador en un reloj de bolsillo y, en 2004, el primer Tourbillon de doble eje volador con fuerza constante para un reloj de pulsera. Fue presentado en el BASELWORLD 2003 y 2004 en Basilea, Suiza.

Una característica de este Tourbillon es que gira alrededor de dos ejes, los cuales giran una vez por minuto. El Tourbillon entero es accionado por un mecanismo especial de fuerza constante, llamado “Remontoire”. Thomas prescher inventó el mecanismo de fuerza constante para igualar los efectos del enrollado y desenrollado del muelle principal, de la fricción, y de la gravitación. De esta manera, se suministra siempre la misma fuerza al sistema de regulación de la oscilación del Tourbillon del doble-eje. El dispositivo incorporó un sistema modificado después de un diseño de Henri Jeanneret.

Tourbillon doble y cuádruple

 

Greubel Forsey Quadruple Tourbillon
Greubel Forsey Quadruple Tourbillon

Robert Greubel y Stephen Forsey lanzaron la marca “Greubelt Forsey” en 2004 con la introducción de su doble Tourbillon 30 ° (DT30). Ambos hombres habían estado trabajando juntos desde 1992 en Renaud & papi, donde estuvieron desarrollando movimientos de reloj de bastante complejidad. El doble Tourbillon DT30, cuenta con una jaula de Tourbillon girando una vez por minuto e inclinada a 30º, dentro de otra jaula que gira una vez cada cuatro minutos.

En 2005, Greubel Forsey presentó su “Quadruple Tourbillon à Différentiel” (QDT), utilizando dos dobles-Tourbillon trabajando de manera independiente. Un diferencial esférico conecta las cuatro jaulas giratorias, repartiendo la fuerza de par entre dos ruedas que giran a diversas velocidades.

Tourbillon de triple eje

Girard Perregaux Tri Axial Tourbillon
Girard Perregaux Tri Axial Tourbillon

En 2004, Thomas Prescher desarrolló el primer Tourbillon del triple-eje para el “Thomas Prescher Haute Horlogerie”,  con sistema de fuerza constante. Presentado en el BASELWORLD 2004 en Basilea, Suiza, en un conjunto de tres relojes que incluyen un solo eje, un doble eje, y un Tourbillon de triple eje.

El único movimiento Tri-axial Tourbillon del mundo para un reloj de pulsera con rodamientos de rubíes tradicionales, fue inventado por el relojero independiente Aaron Becsei, de “Bexei Watches”, en 2007. El reloj de pulsera “Primus” fue presentado en el BASELWORLD 2008 en Basilea, Suiza. En el movimiento del Tourbillon de tres ejes, la tercera jaula (externa) tiene una forma única que proporciona la posibilidad de usar los cojinetes de rubíes por todas partes, en lugar de rodamientos. Esta es una solución única a este tamaño y nivel de complicación.

Hay algunos relojes de pulsera y de bolsillo que incluyen el triple el triple eje, o escapes triaxiales de Tourbillon. Ejemplos de empresas y relojeros que incluyen este mecanismo son Vianney en su  «Deep Space » , Thomas Prescher, Aaron Becsei, Girard-Perregaux con el  «Tri-axial Tourbillon » y Jaeger Le-Coultre con el  «Gyrotourbillon «.

Tourbillon volante

 

Tourbillon Volante
Tourbillon Volante

En lugar de estar apoyado en un puente, o una ménsula, tanto en la parte superior como en la inferior, el Tourbillon volador está en el aire, siendo sólo agarrado por un lado. El primer Tourbillon volador fue diseñado por Alfred Helwig, instructor de la escuela alemana de relojería, en 1920.

En 1993, Kiu Tai-Yu, un relojero chino residente en Hong Kong, creó un Tourbillon semi-volador con sólo una jaula reducida para la rueda de escape y el áncora. El pivote superior de la rueda del volante de inercia se apoyaba únicamente en un puente de zafiro.

 

Relojes modernos con Tourbillon

Breguet Tourbillon Messidor 5335
Breguet Tourbillon Messidor 5335
Tag Heuer Carrera Tourbillon
TAG Heuer Carrera Heuer 02 Tourbillon
Girard-Perregaux 3 bridges Skeleton
Girard Perregaux 3 bridges Skeleton

En los modernos diseños de relojes mecánicos, no se requiere un Tourbillon para producir un reloj de alta precisión; Incluso hay un debate entre los relojeros en cuanto a si los Tourbillon mejoraron la precisión de las piezas mecánicas de medición de tiempo, incluso cuando se introdujeron por primera vez, o si estas piezas eran inherentemente inexactas debido a las técnicas de diseño y fabricación.

Sin embargo, el Tourbillon es una de las características más valoradas de los relojes de los coleccionistas y de los relojes de alta gama. Posiblemente por la misma razón que los relojes mecánicos tienen un precio mucho más alto que los relojes similares de cuarzo, que por otro lado, hay que decir que son bastante más precisos.

Los relojes de pulsera con Tourbillon de alta calidad, fabricados generalmente por la industria Suiza del reloj de lujo, son muy caros, y suelen tener un precio por encima de las decenas de miles de dólares o de euros. 

Las implementaciones modernas permiten que el Tourbillon sea visto a través de una ventana en la cara del reloj. Además de mejorar el encanto de la pieza, el Tourbillon puede actuar como una segunda manecilla en algunos relojes, ya que generalmente gira una vez por minuto. Sin embargo algunos Tourbillons giran más rápido (por ejemplo, el Tourbillon de 24 segundos de Garrett Forsey). 

Hay muchos relojes que cuentan con la rueda de volante oscilante visible a través del dial del reloj, y hay que decir que esta característica no tiene nada que ver con un Tourbillon. 

Aunque podemos encontrar a vendedores que desconocen el producto, nombrando esta característica como Tourbillon, para así encarecer todavía más si cabe el producto.

Fuente documental:

Wikipedia

Breguet

Groubel-Forsey

 

Historia de TAG Heuer

Historia de TAG Heuer

TAG Heuer S.A. es una empresa Suiza de fabricación de relojes de lujo. Además también  diseña y comercializa accesorios de moda, así como gafas y teléfonos móviles fabricados bajo licencia por otras empresas y llevando el nombre de TAG Heuer.

Comenzó sus inicios como Uhrenmanufaktur Heuer AG, empresa fundada en 1860 por Edouard Heuer en St-Imier, Suiza. En 1985 TAG Group adquirió una participación mayoritaria en la compañía, formando TAG Heuer. En el año 1999 el conglomerado francés de marcas de lujo LVMH (más conocido como Louis Vuitton Moët Hennessy) compró casi el 100% de la compañía Suiza.

El nombre de TAG Heuer combina las iniciales de «Techniques d’Avant garde» y el apellido del fundador.

Actualmente, TAG Heuer tiene su sede central en La Chaux-de-Fonds, Suiza y está dirigida por el Presidente y CEO Jean-Claude Biver. Jack Heuer, el gran nieto del fundador, es el presidente honorario. Tag Heuer mantiene un taller de relojería en Cornol, Suiza y una fábrica de relojería en La Chaux-de-Fonds. El eslogan de la firma es «Swiss Avant-Garde synce 1860».

Historia y Cronología

De 1860 a 1910

La compañía fue fundada en 1860 por Edouard Heuer en la localidad suiza de St-Imier.

Edouard Heuer patentó su primer cronógrafo en 1882 y en 1887 patentó su famoso «Piñón Oscilante”, el cual todavía sigue siendo utilizado por los principales relojeros de cronógrafos mecánicos.

Time of Trip

Time of Trip
Time of Trip

En 1911, Heuer consiguió una patente para el «Time of Trip», el primer cronógrafo de salpicadero. Diseñado para su uso en automóviles y aeronaves, dos grandes agujas montadas en un piñón central indican la hora del día, como en un reloj tradicional. 

Un pequeño par de agujas, montadas en la parte superior del dial (posición de las 12 en punto) indica la duración del viaje (hasta 12 horas). Una corona superior-montada permite al usuario fijar la hora. Un botón montado en esa corona opera las funciones de inicio/parada/restablecimiento del contador de «duración del viaje».

Heuer introdujo su primer cronógrafo de muñeca en 1914.

1914 first wrist chronograph
1914 first wrist chronograph

La corona estaba en la posición de las 12, ya que estos primeros cronógrafos de muñeca, fueron una adaptación de los cronógrafos de bolsillo. En 1916, el hijo de Edward Heuer, Charles-Auguste introdujo el «Mikrograph», el primer cronómetro exacto a 1/100 de segundo.

Este modelo fue seguido pronto por el «Semikrograph», un cronómetro que ofreció una precisión de 1/50 de segundo, así como una función Split-Second. (Que permite al usuario determinar el intervalo entre dos concursantes o eventos).

Autavia...

En 1933, Heuer introdujo el «Autavia», un cronógrafo para el tablero de instrumentos, usado por los automóviles y la aviación. (Su nombre viene de «autos» y de «aviación»).

Durante el período desde 1935, hasta principios de los años 40, Heuer fabricó Cronógrafos para pilotos de la Luftwaffe, conocidos como cronógrafos «Flieger» (piloto). Todos estos Cronógrafos Flieger tenían dos registros, con una capacidad de 30 minutos.

A mediados de los años 40, Heuer amplió su línea de cronógrafos para incluir modelos con dos y tres registros de cronometraje, así como un cronógrafo de tres registros que incluyó una función completa de calendario (día/fecha/mes).

Estos Cronógrafos «triple Calendar» eran el tope de gama de Heuer, y se fabricaron en cajas de acero inoxidable, 14 quilates de oro, 18K y 22K. Los colores del dial eran blancos, negros o cobre.

Década de los 50

A principios de los años cincuenta, Heuer produjo relojes para el minorista estadounidense Abercrombie & Fitch. El «Seafarer» y el «Auto-Graph», fueron los cronógrafos producidos por Heuer y comercializados por Abercrombie & Fitch. Los «Seafarer» tenían esferas especiales con patrones azules, verdes y amarillos, que mostraban las mareas altas y bajas. Este dial también podía usarse para rastrear las fases de la luna.

1950 Heuer mareograph
1950 Heuer mareograph

Heuer produjo también una versión del «Seafarer» para la venta bajo el nombre de Heuer, con el modelo llamado «Mareographe».

El «auto-Graph» se produjo en 1953 y 1954, y ofreció una escala taquímetro en el dial y una aguja que se podía pre-ajustar a un punto específico en la escala. Esto permitía a un conductor de Rally, o a un navegante determinar si el coche estaba alcanzando el ritmo deseado, sobre una milla medida.

Tableros de instrumentación

En 1958, Heuer introdujo una nueva línea de relojes para tableros de instrumentos, que incluyó el “Master Time” (reloj de 8 días), el “Monte Carlo” (cronómetro de 12 horas), el “Super Autavia” (cronógrafo completo), “Sebring” (temporizador de 60 minutos con división de segundos), y el “Auto-Rallye” (cronómetro de 60 minutos). Todos estos productos se siguieron fabricando hasta  los años 80, cuando fueron descontinuados.

Heuer también introdujo dispositivos de cronometraje en los principales acontecimientos de esquí y motor, incluyendo la fórmula uno.

Años 60

Los relojes Heuer se hicieron muy populares entre pilotos de automóvil, profesionales y aficionados. Heuer era el productor principal de cronómetros y equipos de medición en la industria de los eventos automovilísticos, así que era normal que los equipos y patrocinadores empezaran a llevar relojes Heuer. Versiones especiales de los cronógrafos Heuer se fabricaron con logotipos de la Indianapolis Motor Speedway, así como  nombres o logotipos de equipos de carreras o patrocinadores (por ejemplo, Shelby cobra, MG…)

Heuer llega al espacio

1962, Heuer se convirtió en el primer relojero suizo en el espacio.

John Glenn usó un cronómetro de Heuer cuando pilotó la nave espacial Mercury Atlas 6 en el primer vuelo espacial tripulado de los Estados Unidos para orbitar la tierra.

Este cronómetro era el reloj de respaldo para la misión y fue puesto en marcha manualmente por Glenn 20 segundos después de iniciar el vuelo.

Actualmente se exhibe en el Museo del aire y del espacio de San Diego.

Nace el Carrera

1963 TAG Heuer Carrera chronograph
1963 TAG Heuer Carrera chronograph

En 1963 nace el  cronógrafo Carrera. Diseñado por Jack Heuer, bisnieto de Edouard, el Carrera tenía un diseño muy simple, con sólo los registros y los marcadores aplicados en el dial. 

El bisel interior fijo se divide en incrementos de 1/5 segundos. Los Carrera de los años 60 estaban disponibles con una variedad de diales, incluyendo todo-blanco, todo-negro, registros blancos en un dial negro, y registros negros en un dial negro. 

La versión con calendario del Carrera, fue  introducida alrededor de 1968.

La mayoría de los cronógrafos de Heuer de este período, utilizaban movimientos diseñados y  fabricados por Valjoux, incluyendo el movimiento de Valjoux 72 (para un cronógrafo de 12 horas) y el movimiento de Valjoux 92 (para un cronógrafo de 30 minutos o de 45 minutos).

Heuer adquirió la marca «Leonidas» a principios de los años sesenta, protagonizando una acción de marketing consistente en el nombre «Heuer-Leonidas».

Uno de los diseños que Heuer adquirió de Leónidas fue el cronógrafo «Bundeswehr» (ejército), utilizado por la fuerza aérea alemana. Estos «BWs» contaban con un mecanismo «fly-back», de modo que cuando el cronógrafo se reseteaba a cero, inmediatamente comenzaba a funcionar de nuevo, para cronometrar el siguiente segmento o evento.

Cronógrafos automáticos

A mediados de los años sesenta, Heuer se asoció con Breitling y Hamilton (y en competencia con Seiko y Zenith) para fabricar un cronógrafo automático.

Estos proyectos se llevaron a cabo en el más riguroso secreto, ya que ninguno de los competidores quería que las otras empresas fueran conscientes de sus avances tecnológicos.

Heuer-Breitling-Hamilton celebraron su primera conferencia de prensa en Ginebra y Nueva York, el 3 de marzo de 1969 para dar a conocer sus nuevas líneas de cronógrafos.

Los primeros Cronógrafos automáticos de Heuer fueron el Autavia, el Carrera y el Mónaco. Estos cronógrafos fueron impulsados por los movimientos de calibre 11 y 12 (cronógrafo de 12 horas); Calibre 14 (cronógrafo de 12 horas y manecilla adicional para la segunda zona horaria GMT) y calibre 15 (cronógrafo de 30 minutos).

Heuer Autavia
Heuer Autavia
Heuer Carrera
Heuer Carrera
Heuer Mónaco

La corona para alimentar el reloj  estaba a la izquierda, con los pulsadores para el cronógrafo a la derecha. El más antiguo de los cronógrafos cal 11 de Heuer (de 1969) se llamó «Chrono-Matic».

A principios de los años setenta, Heuer amplió su línea de cronógrafos automáticos para incluir los modelos DaytonaMontrealSilverstoneCalculatorMonza y Jarama, todos ellos impulsados por el movimiento calibre 11.

Década de los 70

Heuer Kentucky
Heuer Kentucky

En 1975, Heuer introdujo el «Chronosplit», un cronógrafo digital con doble LED y pantalla LCD. Las versiones posteriores incluirían dos pantallas LCD.

Heuer comenzó a utilizar el movimiento Valjoux 7750 en sus Cronógrafos automáticos, con los modelos de «Kentucky» y «Pasadena» (ambos introducidos en 1977). El movimiento Valjoux 7750 fue un cronógrafo de tres registros (con segundos, minutos y horas), que también ofrecía ventanas de día/fecha.

A mediados de los años setenta, Heuer introdujo una serie de cronógrafos impulsados por el movimiento Lemania 5100.

Los movimientos Lemania 5100 tienen la manecilla de los minutos para el cronógrafo en el piñón central (en lugar de en un registro más pequeño), mejorando notablemente la legibilidad.

El movimiento Lemania 5100 demostró ser muy duro y fuerte, con lo que fue utilizado en una variedad de cronógrafos muy específicos para pilotos militares.

En total hay diez modelos de cronógrafos “Heuer powered by Lemania 5100″. Algunos de ellos fueron ediciones especiales para la A.M.I. (fuerza aérea italiana) y una edición especial (sin el número de referencia marcado en el caja) fue hecha para AudiSport.

De los 80 a la actualidad...

El nombre de TAG Heuer nació cuando en 1985, la empresa TAG (Téchniques d’Avant Garde),  fabricante de artículos de alta tecnología, tales como turbocompresores de cerámica para los coches de fórmula uno, y el empresario británico Ron Dennis, adquirieron Heuer.

En 1999 los propietarios de TAG Heuer aceptaron una oferta de LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton S.A. de 1.15 billones de Francos Suizos (CHF). LVMH se hizo cargo del 50,1% de las acciónes de la empresa.

Año 2010, TAG Heuer introdujo el «Pendulum Concept», el primer oscilador magnético sin espiral.

En 2013, TAG Heuer celebró el 50 º aniversario del Carrera, el cronógrafo inspirado en las carreras que sigue siendo una parte clave de la gama TAG Heuer hoy. Desde su introducción ha habido diez generaciones del Carrera, con modelos lanzados en cada década desde 1963.

Ya en 2017, TAG Heuer lanzó la edición limitada de Muhammad Ali Watch.

Fuente documental:

Wikipedia

TAG Heuer S.A.

Historia de Rolex

Historia de Rolex

Para empezar a conocer la historia de Rolex, hay que saber primero que Rolex, es una firma de relojería suiza de lujo, aunque creo que, debido a su nivel de popularidad, todos la conocemos. 

La empresa y su filial Montres Tudor SA, realizan el  diseño, fabricación y distribución de relojes de pulsera vendidos bajo las marcas Rolex y Tudor

Fundada por Hans Wilsdorf y Alfred Davis en Londres, Inglaterra en 1905 como Wilsdorf & Davis, Rolex movió su base de operaciones principal a Ginebra, Suiza, en 1919.

Forbes clasificó a Rolex en su lista de 2016 como una de las marcas más poderosas del mundo. Rolex es la fábrica de relojes de lujo más grande del mundo, produciendo cerca de 2.000 relojes por día.

Actualmente, la empresa es propiedad de la Fundación Hans Wilsdorf.

Creación de la marca

Alfred Davis y su cuñado Hans Wilsdorf, fundaron Wilsdorf & Davis, la compañía que eventualmente se convertiría en Rolex SA, en Londres, Inglaterra en 1905.

La actividad comercial principal de Wilsdorf y de Davis en ese entonces, consistía en importar los movimientos suizos de Hermann Aegler a Inglaterra y colocarlos en cajas de alta calidad hechas por fabricantes como Dennison y otros.

Estos relojes de pulsera fueron vendidos a los joyeros, que luego pusieron sus propios nombres en el dial. Los primeros relojes comercializados por Wilsdorf & Davis eran generalmente grabados con el nombre «W&D» dentro de la tapa.

En 1908, Wilsdorf registró la marca registrada  «Rolex» y abrió una oficina en la Chaux-de-Fonds, Suiza. 

Con esto, se empieza a forjar la historia de Rolex. 

El nombre de la compañía  «Rolex» fue registrado el 15 de noviembre de 1915. En el libro “The Best of Time: Rolex Wristwatches”, una historia no autorizada por Jeffrey P. Hess y James Dowling, cuentan que el nombre se les ocurrió ese mismo día.

En otra historia, nunca confirmada por Wilsdorf, explican que el nombre vino de la frase francesa “Horlogerie Exquise”, que significa «Relojería Exquisita«, o como contracción de  «Horological Excellence«.

Wilsdorf fue consultado acerca de este nombre y aseguró que quería que el nombre de la firma pudiera ser fácilmente pronunciable en cualquier lengua.

«Rolex » era onomatopéyico y fácilmente pronunciable en muchos idiomas y, como todas sus letras mayúsculas tienen el mismo tamaño, se podía escribir simétricamente. También era lo suficientemente corto como para caber en la cara de un reloj.

Precisión Clase A

Rolex Submariner
Rolex Submariner

En el año 1914 el Observatorio de Kew, otorgó a un reloj Rolex un certificado de precisión clase A, una distinción que normalmente se otorga exclusivamente a los cronómetros marinos.

En 1919, Wilsdorf dejó Inglaterra debido a los impuestos en tiempos de guerra, que grababan las importaciones de lujo, así como la exportación de cajas de reloj fabricadas en Oro y Plata. Esto hizo que los costes de producción fueran demasiado altos, y la empresa se mudara a Ginebra, en Suiza, donde se estableció con el nombre de “Rolex Watch Company”.

Su nombre fue cambiado más adelante a “Montres Rolex”, y finalmente “Rolex”.

A partir de la muerte de su esposa, en 1944, Wilsdorf creó la Fundación “Hans Wilsdorf”, una fundación privada, en la cual él depositó todas sus acciones de Rolex, asegurándose de que gran parte de los ingresos de la compañía se destinaran a la caridad.

Wilsdorf murió en 1960; desde entonces, el fideicomiso ha poseído y dirigido la compañía.

En diciembre de 2008, después de la abrupta salida del jefe ejecutivo Patrick Heiniger por  «razones personales», la compañía negó que había perdido mil millones de francos suizos (aprox. £574 millones, $900 millones) invertidos con Bernard Madoff, el gerente de activos americanos que se declaró culpable de un fraude piramidal de aproximadamente £30 mil millones en todo el mundo. Rolex SA anunció la muerte de Heiniger el 5 de marzo de 2013.

Actualmente, el valor de la marca “Rolex”, se estima en más de ocho mil millones de dólares americanos.

Su filial Tudor

Rolex SA ofrece productos bajo las marcas Rolex y Tudor.

Tudor North Flag Chronograph
Tudor North Flag Chronograph

Montres Tudor (SA) ha diseñado, fabricado y comercializado relojes Tudor desde el 6 de marzo de 1946. El fundador de Rolex, Hans Wilsdorf, creó la firma de relojes Tudor para comercializar a través de distribuidores autorizados Rolex, un producto con la misma fiabilidad de un Rolex, pero a un precio más bajo.

El número de relojes Rolex manufacturados fue limitado por la tasa de producción de  movimientos Rolex, por lo tanto los relojes Tudor fueron originalmente equipados con movimientos de otros fabricantes, mientras que en el uso de cajas y pulseras, la calidad era la misma.

Históricamente, los relojes Tudor han sido fabricados por Montres Tudor SA utilizando los movimientos suministrados por ETA SA.

Desde 2015 sin embargo, Tudor ha empezado a fabricar relojes con movimientos propios. El primer modelo introducido con un movimiento propio, era el “Tudor North Flag”.

Después de esto, las versiones actualizadas del “Tudor Pelagos” y el “Tudor Heritage Black Bay” también se han equipado con un calibre propio.

Los relojes Tudor se comercializan y se venden en la mayoría de los países de todo el mundo, incluyendo los Estados Unidos, Australia, Canadá, India, México, Sudáfrica, algunos países de Europa, incluyendo el Reino Unido, Asia del sur, el Oriente Medio y los países de América del sur, en particular Brasil, Argentina y Venezuela.

Montres Tudor SA descontinuó las ventas de los relojes de la marca Tudor en los Estados Unidos en 2004,  pero regresó al mercado de Estados Unidos en el verano de 2013 y al Reino Unido en 2014.

Historia de los relojes Patek Philippe

Historia de los relojes Patek Philippe

Antoni Norbert de Patek (padre de los relojes Patek Philippe) fue un soldado valiente e inteligente que participó en la rebelión polaca contra la dominación rusa en 1830.

Después de esto, Patek, entre otras personas, se vió obligado a salir de Polonia y fue en 1833 cuando se estableció en Suiza.

En este momento, el Sr. Patek comenzó a desarrollar sus habilidades artísticas y comenzó a estudiar con el conocido artista paisajista, Alexandre Calame.

Junto con su pasión por el arte, Patek compró sus primeros movimientos de reloj, para después venderlos ya terminados a clientes polacos.

Pronto se convirtió en un empresario que compraba y vendía relojes a una clientela polaca influyente. 

Debido al crecimiento en este negocio, pensó en realizar su propia compañía de relojes,  y consideró la posibilidad de tener un socio, así que escogió a su amigo Franciszek Czapek.

Nace Patek i Czapek

Patek-Czapek
Patek i Czapek

En 1839 Antoni Patek y Franciszek Czapek establecieron una empresa denominada  «Patek i Czapek «.

Al principio la empresa no tenía empleados por lo que se dedicó a adquirir movimientos de varias empresas suizas especializadas en la fabricación de movimientos (Ebauches).

Los enviaba a un fabricante de cajas para su ensamblado, y luego los terminaba en su tienda.

Pero en 1844, Patek se reunió con el joven inventor francés del mecanismo de bobinado sin llave Adrien Philippe, y decidió iniciar una nueva sociedad dejando de lado a su amigo Franciszek Czapek.

No fue una tarea fácil. Reemplazar a Franciszek Czapek podría significar perder a la clientela actual y esto a su vez, significaría la quiebra.

Sin embargo, tomó la decisión. En 1845 Philippe se convirtió en el jefe de relojería y junto a Vincent Gostkowski, Philippe y Patek firmaron un acuerdo. 

Una de las cláusulas del acuerdo indicaba que Patek estaba a cargo de la dirección general y comercialización de la firma, Gostkowski de la contabilidad y correspondencia, y Philippe responsable de la relojería.

Patek era la única persona con derecho a tomar decisiones en la empresa, a pesar del hecho de que Gostkowski y Philippe recibían cada uno un tercio de los beneficios de la empresa.

 Durante estos años la compañía compró los movimientos inacabados de otras compañías, incluyendo a Louis Audemars, Vacheron & Constantin, Breguet, el enloche, DUPAN et Haim, Piguet et Fils y Le Coultre entre otros, y no produjo sus propios movimientos.

Patek, teniendo miedo de que Czapek creara una compañía rival, tomó precauciones en su sustitución, pero no fue suficiente. Czapek no sólo estableció una nueva empresa, sino que también hizo que la clientela de Patek desapareciera.

Primeros Movimientos propios

Aun así, al poco tiempo, la compañía de Patek con Philippe comenzó a tener éxito. Philippe introdujo en 1850 el primer movimiento propio, y distinto al resto, gracias a la maquinaria que Él mismo adquirió para la empresa.

Los primeros movimientos fueron estampados con  «PP » en la placa de marcado. Aquí es cuando se empiezan a dar a conocer como los relojes Patek Philippe.

Después de esto, un acontecimiento importante cambiaría la fortuna de Patek para siempre.

La Reina Victoria quería comprar un reloj de señora, de aproximadamente unos 30 milímetros de diámetro, y que no necesitara ningún tipo de llave para darle cuerda. Todo esto data de 1857, cuando la Reina Victoria asistió a la exposición universal en Londres. Acabó comprando este reloj a Patek & Co, que era como se llamaba entonces la compañía. También el príncipe Alberto compró otro. Con esto, inmediatamente la compañía de Patek ganó prestigio.

Patek Philippe & CIE

Patek-Philippe-logo
Patek Philippe

Más tarde, el nombre de la compañía cambia a Patek Philippe & CIE. Uno por uno, los problemas financieros de Patek comenzaron a desaparecer e introdujo sus productos en varios mercados importantes, tales como Rusia y las principales capitales europeas.

Después de que el mundo fuera dividido en 24 zonas horarias en 1870, la mayoría de los relojeros intentaron desarrollar un dispositivo para indicar el tiempo en por lo menos dos ciudades diferentes en el mundo.

Fue entonces Louis Cottier, un relojero independiente de Ginebra, quien creó un ingenioso mecanismo universal de visualización de tiempo que permitía a los relojes indicar simultáneamente la hora local en varias ciudades.

Cottier creó también varias series de relojes de tiempo universal para la firma de relojes Patek Philippe.

Patek Philippe constituye una de las primeras firmas de relojería en disfrutar de las relaciones comerciales con los Estados Unidos, firmando un acuerdo exclusivo con Tiffany & Co. En Nueva York. La firma se hace famosa también en Latinoamérica, cuando las relaciones comerciales se afianzan con los distribuidores Gondolo & Labouriau, en Río de Janeiro.

Se pone de moda el reloj de pulsera...

Usar un reloj alrededor de la muñeca se estaba poniendo de moda, así que los relojeros empezaron a centrar sus esfuerzos en la creación de estos nuevos relojes.

Patek Philippe introdujo su primer reloj de pulsera con calendario perpetuo en 1925. Aparte de eso, indicaba el día, la fecha y el mes, teniendo en cuenta el número de días de cada mes (29, 30, 31) y también el 29 de febrero en los años bisiestos.

Los relojes de Patek Philippe también mostraban las edades y fases de la luna.

La producción general de Patek Philippe introdujo los primeros Cronógrafos de pulsera con o sin un mecanismo de Split-Second y relojes de pulsera con repetición de minutos.

La crisis económica de 1929 hizo que la producción se ralentizara a lo largo de los años 1930.

A pesar de los problemas económicos, Patek Philippe continuó desarrollando su creatividad y produjo notables relojes como el  «Calatrava » con fecha triple y calendario perpetuo (con apertura), la edad y las fases de la luna y repetición de minutos.

Este reloj, el más complicado de su tiempo, fue encajado en un nuevo diseño llamado  «Calatrava «.

El nombre de Calatrava tiene orígenes históricos que datan de la edad media cuando una orden religiosa española defendió la ciudadela de Calatrava contra los moros. A finales del siglo XIX, Patek Philippe adoptó el emblema de los caballeros españoles valientes como su símbolo de marca, que firma relojes Patek Philippe hoy.

Familia Stern...

En 1932 la compañía fue comprada por dos hermanos: Charles y Jean Stern y desde entonces la compañía se convirtió en una empresa familiar.

Actualmente, el Sr. Philippe Stern es el Presidente y el Sr. Thierry Stern, su hijo, Vice-Presidente.

En 1976 Patek Philippe introdujo la colección de relojes Nautilus Sports y en 1993 la colección Gondolo.

El hermoso Patek veinte ~ 4 para señoras  se lanzó en 1999 y es una interpretación moderna del reloj Gondolo.

Hoy en día Patek Philippe continúa la investigación y el desarrollo de nuevos inventos y técnicas para la industria relojera.

Patek Philippe, es considerado para muchos el  mejor fabricante de relojes de todos los tiempos.

Funcionamiento de un Reloj Automático

Cómo funciona un Reloj Automático mecánico...

Muelle principal

Muelle espiral
Muelle espiral

En el funcionamiento de un reloj automático mecánico, o también llamado reloj de pulso, los engranajes, al igual que en un reloj mecánico manual,  son impulsados por un muelle en forma de espiral llamado «Resorte principal«. 

La energía, se va acumulando mediante la tensión o enrollamiento en el muelle principal. Este resorte, acciona el movimiento del reloj de manera contínua. Utiliza un sistema de freno y avance llamado «Escape» para controlar dicho avance. De esta manera, la energía no se pierde o «escapa» sin control y sigue impulsando las ruedas y piñones del mecanismo. 

Pero, ¿Cómo funciona un Reloj Automático? Y ¿Cómo se carga un reloj automático?

Leva cinética
Leva cinética

A diferencia de los relojes mecánicos manuales, los relojes automáticos, disponen de un sistema para «darse cuerda ellos mismos«. Mediante un mecanismo de carga, utiliza los movimientos de nuestro cuerpo (fuerza cinética), para tensar al resorte principal. 

En definitiva, podemos decir que a estos relojes se los conoce como «relojes que funcionan con el movimiento de la muñeca», o que funcionan con el pulso humano.

Este mecanismo, trabaja de manera que una leva gira alrededor de un eje, impulsada por los movimientos de nuestro cuerpo. Este eje, está conectado de manera solidaria a un engranaje. Este engranaje se encarga de ir tensando el resorte principal. (Recordemos que es un muelle con forma espiral)

Al ir pivotando este émbolo alrededor del eje que lo contiene, necesitamos un mecanismo capaz de frenar el destensado del muelle principal. El encargado de esto es el trinquete

Trinquete o freno

Sistema de trinquete
Sistema de trinquete

El trinquete no es más que una pequeña «uña» posicionada con un muelle tensor hacia el piñón que gira con el émbolo cinético. Este impide que el piñón pueda girar en ambos sentidos. Así, se consigue que solo gire en el sentido de la carga del muelle espiral, y no en el de descarga.

El movimiento del reloj se traduce de este modo, en un movimiento circular del peso. A través de una serie de engranajes de reversado y reducción, consigue mantener la tensión en el muelle espiral. 

Tipos de autobobinado

Hay muchos y diversos diseños para los sistemas de carga ( o auto bobinado) en los mecanismos de un reloj moderno. 

Algunos diseños permiten que la bobina del reloj se cargue mientras que el peso oscila en solamente una dirección.

Otros, más avanzados, trabajan de manera que los mecanismos hacen funcionar dos trinquetes. Estos mecanismos, enrollan el resorte espiral durante movimientos del peso a la derecha y a la izquierda.

Hamilon automatico
Hamilton Khaki Automatic

El resorte principal de un reloj automático normal, puede almacenar bastante reserva de energía. Aproximadamente para dos días, permitiendo que el reloj siga funcionando durante la noche mientras que está inmóvil. 

En muchos casos, los relojes de pulsera automáticos pueden también ser enrollados o cargados manualmente girando una corona.

Así, el reloj puede cargar energía cuando no se está utilizando. Así,  aunque los movimientos de la muñeca del portador no sean suficientes para mantener la carga automáticamente, la podremos introducir nosotros a nuestro gusto.

Prevención del sobre-bobinado.

Los mecanismos para la carga de un reloj automático continúan trabajando incluso después de que el resorte principal esté completamente enrollado. 

Esto podría romper el muelle principal. Incluso si no lo hace, puede llegar causar un problema llamado  «knocking » o  «Banking «.

Para evitar esto, se utiliza un dispositivo de embrague deslizante en el resorte principal de manera que no pueda ser sobre-enrollado.

Hay que aclarar que este tipo de dispositivos de prevención se idearon antes de que se llegaran a fabricar los relojes de pulsera automáticos. En los relojes de cuerda manual, no podemos llegar a saber en qué estado se encuentra el muelle principal. 

Por consiguiente, podemos aplicar carga al resorte principal estando éste ya cargado completamente y romperlo.

Resorte Principal irrompible

En 16 de junio de 1863, Adrien Philippe, uno de los fundadores de Patek Philippe, patentó un dispositivo llamado “deslizador principal”, el cual, basándose en la fuerza que ejerce el resorte principal una vez cargado, desacoplaba el engranaje de carga de la corona, y protegía el mecanismo de carga del reloj.

Esta característica en los relojes de entonces, se publicitaba por los fabricantes como “unbreakable mainspring”, o resorte principal irrompible.

Fuente documental:

Wikipedia

Wikimedia

Hustvedt

Cómo funciona un Reloj de Cuarzo

Para saber cómo funciona un reloj de cuarzo, hay que adentrarse en el terreno de la electrónica, ya que en su día, también fue llamado reloj eléctrico.

Un reloj de cuarzo es un tipo de reloj que utiliza una pequeña pieza delgada de cuarzo llamada “lámina de Cuarzo” para medir el tiempo. 

Esta lámina de cuarzo, suele venir encapsulada en un pequeño cilindro metálico. 

Se envía un pulso eléctrico al cuarzo que hace que éste vibre. Esta vibración es entonces recogida por el reloj,  y se mide. 

El encargado de hacer esto es el microprocesador del reloj, que sabe cuántas veces por segundo vibra la lámina de Cuarzo. 

Sabiendo esto, solo queda enviar el movimiento a las manecillas del reloj, o al display digital,  cada cierto número de vibraciones, haciendo así que el microprocesador decida cuándo empieza un nuevo segundo, minuto y hora.

Qué hace que un Reloj de Cuarzo funcione...

El Cuarzo en el reloj se utiliza como un oscilador. En un reloj, el oscilador es la pieza que le dice al reloj qué hora es. Por ejemplo, en un reloj de péndulo, el oscilador es el péndulo.

Se supone que un oscilador tiene un ritmo muy constante y el cuarzo es un mineral muy bueno para mantener un número de vibraciones constantes exactas por segundo.

¿Por qué Cuarzo y no otro mineral?

Porque el Cuarzo no pierde mucha energía cuando vibra. Eso significa que puede vibrar continuamente.

La otra razón es porque exhibe el efecto piezoeléctrico, que significa que vibra debido a una carga eléctrica y mediante esta vibración, crea un voltaje eléctrico.

Cuando el oscilador de cuarzo recibe el voltaje del circuito integrado, que a su vez lo recibió de la batería, comienza a vibrar.

La frecuencia exacta de las vibraciones depende del tamaño del cuarzo – cuanto más grande sea la pieza, más lenta vibrará. 

En concreto, la medida estándar para un reloj, vibra a 32.768 vibraciones por segundo.

El Trimmer

Como hemos dicho antes, mientras que el oscilador está vibrando, crea voltaje eléctrico. Esta carga eléctrica se envía de vuelta al circuito integrado en un dispositivo conocido como el trimmer.

El propósito del trimmer es regular las oscilaciones. 

En teoría, lo que este dispositivo está haciendo es tomar las 32.768 vibraciones y dividirlas tantas veces hasta que sea capaz de hacer un pulso por cada segundo.

En lugar de tratar de interpretar las 32.768 vibraciones, sólo quiere tener que lidiar con un pulso por segundo. Y cada vez que el conteo alcanza 32.768, vuelve a cero y empieza a contar de nuevo.

Cuando se genera ese segundo pulso, se envía a un motor de pasos. Si se trata de un reloj analógico, esto lo transfiere a un motor de cadena que es lo que hace que la segunda manecilla se mueva. 

Si se trata de un reloj digital, el circuito integrado lo escala al display y muestra la información correcta.

Historia del Reloj de Cuarzo

En el año 1920, los laboratorios Bell Telephone, construyeron el primer Reloj de Cuarzo de la historia.

En el año 1964, La firma nipona de relojes SEIKO, utilizó su Quartz Crystal QC-591 para cronometrar los Juegos Olímpicos de Tokio.

Durante 1967, salen a la luz los dos primeros prototipos de cuarzo de pulsera, el Astron de SEIKO y el Beta1 del Centre Electronique Horloger de Suiza.

Para las navidades de 1969, sale al mercado SEIKO ASTRON 35SQ, el primer reloj de cuarzo de pulsera, que únicamente atrasaba 5 segundos al mes. 

seiko astron 35sq
 seiko astron 35sq

Estaba hecho en Oro y costaba 1250$ de la época.

Unos meses más tarde, los 21 principales fabricantes suizos, presentaron su Beta21 en la feria de Basel, como su primer reloj de pulsera de cuarzo.

Primer Reloj Digital

Primer reloj digital
Primer reloj hamilton  digital

Año 1972, la marca norteamericana HAMILTON, lanza al mercado el primer Reloj Digital de Cuarzo, bajo la firma Pulsar

Esta misma firma, sería comprada después por Seiko.

Poco tiempo después, LONGINES, creía el primer reloj digital con display LCD.

A partir de aquí, se empieza a producir masivamente relojes de cuarzo, ya sea analógicos o con pantalla LCD. Principalmente, en Japón y Hong Kong, bajo firmas como CASIO, CITIZEN o SEIKO.

Esto hace que los grandes fabricantes suizos, viendo la cantidad de funciones que se podían ofrecer al consumidor (como calendarios sin ajuste, alarmas, cronógrafos, etc.) y que antes estaban reservadas a relojes de alta gama, acaben adaptando el cuarzo.

En 1983 aparece SWATCH, con un éxito rotundo, que vuelve a poner de moda los relojes de agujas. Acaba comprando a la mayoría de fabricantes tradicionales suizos.

Ya en 1992, SEIKO vuelve a sorprender al mundo con su reloj KINETIC, combinando el clásico reloj automático mecánico de alta gama, con la fiabilidad y precisión del cuarzo.

Consiste en alimentar con el movimiento de nuestra muñeca, un generador que almacena energía y se encarga de hacer vibrar al cuarzo, en lugar de mover con nuestra muñeca el típico sistema de cuerda mecánico.

La marca suiza de movimientos ETA, creó también un movimiento “automatic Quartz” para marcas como TISSOT, OMEGA o MIDO.

Movimiento ETA automático
Movimiento automático ETA

Como distinguir el Cristal de Zafiro

En primer lugar, y si nuestro reloj no pertenece a la categoría de «Relojes imitación», hay que dejar bien clara una cosa.

 Si compramos nuestro reloj en una tienda oficial de la marca, y con toda su documentación en regla, no tenemos porqué sospechar que no sea cristal de zafiro, en el caso que, claro está, lo que estemos comprando se especifique como tal. 

Pero en el mundo de los relojes imitación, nada es sencillo…

Así que, este post está pensado para ayudar a esas personas que tienen curiosidad por saber más cosas de este «mundillo», y también, por qué no, a personas que sospechen que el reloj que tienen entre manos no es original, ó bien no es lo que les están asegurando. Un ejemplo de esto puede suceder en las herencias.

Bueno, entremos en materia…

Tipos de cristales

Hay mucha diferencia en cuanto a la dureza y transparencia entre los diferentes cristales para reloj que existen hoy en día. No es lo mismo un cristal plex, que un cristal mineral, y ya no hablemos de las diferencias con respecto a un cristal de zafiro.

Sin embargo, con todas las diferencias que puede haber entre los diferentes tipos de cristales, es muy difícil averiguar qué tipo de cristal equipa nuestro reloj.

Actualmente, los talleres de relojería y joyería disponen de herramientas profesionales, como pueden ser densímetros y durómetros, que les permiten averiguar de una manera rápida y fiable qué tipo de cristal monta una caja de reloj.

 Pero hace unos años, la cosa no era tan fácil, y según qué métodos para averiguarlo podían incluso provocar daños a nuestro reloj.

Por ejemplo; muchos de nosotros sabemos que el cristal de zafiro no se puede rayar con una herramienta fácilmente, debido a su extremada dureza. Así que una prueba que se podría realizar sería intentar rayar la superficie del cristal con algún tipo de herramienta metálica, y si vemos que no se raya, podemos deducir como resultado, que estamos ante un cristal de zafiro.

El problema viene cuando se raya, ya que queda demostrado que no es cristal de zafiro, y además le  provocamos un daño irreparable a nuestro reloj.

 A menos que estemos dispuestos a cambiar el cristal, claro está.

Intentar rayar el cristal

De hecho, esta técnica se utiliza bastante a la hora de comprar y vender relojes fuera de los cauces habituales, como puede ser en un mercado de segunda mano, subastas, etc.

En el caso de que el vendedor nos asegure que se trata de cristal de zafiro, se le pide permiso para intentar rayar con unas simples llaves el cristal. Si accede sin problemas significa que está seguro de que no se rayará.

 Como resultado, podemos deducir que se trata de cristal de zafiro.

 Por el contrario, si nos pone pegas para efectuar esta prueba, sospecha.

 Seguramente no se trata de zafiro y quiere mantener la integridad del cristal del reloj para venderlo a otra persona.

Pero tampoco hace falta llegar a este extremo para probar la autenticidad de nuestro cristal, y es por eso que os voy a explicar el simple truco de la gota de agua.

Esta prueba ya la utilizaban los antiguos relojeros y nos permite saber de una manera muy rápida y fiable si se trata de cristal de zafiro ó por el contrario es mineral ó plex.

Empecemos:

Prueba de la gota de agua

En primer lugar, necesitamos un reloj con cristal de zafiro auténtico para poder comparar el resultado de la prueba en el otro reloj.

Una vez tengamos los dos relojes, hemos de limpiar de manera meticulosa la superficie del cristal, para que no haya impurezas que puedan interferir en el resultado de la prueba, y los colocamos de manera que el cristal quede totalmente plano a nivel horizontal.

 Hecho esto, solo nos queda aplicar una pequeña gota de agua a cada uno de los cristales, y es aquí donde observaremos las notables y asombrosas diferencias en el comportamiento del agua sobre los diferentes cristales.

A continuación, en este pequeño video se puede observar el resultado de la prueba. El reloj de la izquierda es un Rolex Yach-master II Réplica con cristal mineral y el de la derecha un Hamilton Khaki automático con cristal de zafiro auténtico.

Como habéis podido observar, la gota depositada encima del cristal mineral, se desplaza mucho más rápidamente que la que está encima del cristal de zafiro.

 Con solo inclinar un poco el reloj, el cristal mineral hace correr rápidamente la gota de agua hacia el borde de la superficie, en cambio, el cristal de zafiro, hace que la gota de agua no se pueda desplazar con facilidad y permanezca “pegada” literalmente al cristal.

Si inclinamos mucho el cristal de zafiro, la gota de agua también acabará cayendo hacia el borde del cristal, la gravedad también juega su papel, pero lo hará de una manera mucho más lenta y perceptible fácilmente a ojos de cualquier persona.

Todo esto se debe a la densidad de cada uno de los cristales y a su nivel de micro porosidad.

Bueno, una vez visto el resultado, puedo estar tranquilo y asegurar que mi querido Hamilton ha pasado la prueba y posee un cristal de zafiro auténtico.

Como identificar un Breitling falso

Hay muchas marcas de relojes de lujo en el mundo que sufren cada día el problema del plagio, pero me gustaría destacar por encima de otras a Breitling.

Y es que esta marca, (que a mí me tiene enamorado…) fabrica unos relojes de cuerpo sólido, elegante y con unos materiales y acabados excepcionales.

Pues bien, todo esto provoca que en el mercado existan bastantes réplicas de esta marca, que si bien hay algunas que no pasan de «anécdota», por su bajo nivel de detalle, hay otras que sorprenden por su nivel de acabados artesanales, y realmente hay que ser un experto para poder distinguir al Breitling auténtico de la réplica.

Estoy seguro que a más de uno de los lectores de este artículo que posean un Breitling, se les va a poner el bello de punta, y les asaltará la idea de haber sido estafados cuando descubran que hay tantos modelos falsos en el mercado…

Yo mismo soy poseedor de un flamante Breitling for Bentley «réplica», en el cual basaré mis conjeturas, aunque, como podreis comprobar, aun siendo una réplica, el nivel de acabados es espectacular y parece realmente auténtico. Se trata de un reloj con movimiento «made in Japan», y que compré hace ya unos 8 años en Japón también.

Vamos a entrar en materia… Primeros consejos para identificar un Breitling falso:

1. Verifica el logo principal y las inscripciones.

Fíjate bien en el logotipo principal. Este logotipo consta de un ancla, colocada entre 2 alas y Breitling siempre lo presenta grabado en la parte superior central , y nunca impreso. El hecho de estar impreso, en sí mismo ya es una prueba de que estamos ante una falsificación. Si observas que tanto el logotipo como las inscripciones son anormalmente grandes ó pequeñas, ó figuran borrosas, también son señales de que algo no es correcto.

Como podreis observar, en esta réplica personal, todo parece perfecto, aunque hay otros aspectos a tener en cuenta que ahora detallaremos.

Breitling

2. Vista de calendario en los diales de las sub esferas

Breitling es una marca conocida y admirada por la precisión de sus cronógrafos mecánicos. Es inimaginable que el calendario pueda estar ocupando una ó varias de las sub-esferas, destinadas a presentar la información de división de tiempo. Este és otro motivo por el que nos daremos cuenta de que estamos delante de una falsificación, y además de poca calidad. Observad en la imagen superior cómo se presenta la información del calendario en un reloj original ó en una réplica de calidad. Siempre se utiliza una ventana en la esfera principal. 

También hay que comprobar en estas sub esferas, que no son ventanas en las que se observa la maquinária tipo «corazon abierto», ya que, en muy raras ocasiones, Breitling deja ver su corazón…

3. Comprueba el brillo del cristal y peso de todo el conjunto

Si percibimos que el cristal brilla mucho bajo la luz, ya sea natural ó artificial, también es síntoma de que estamos delante de una réplica. Breitling utiliza siempre cristales de una calidad excepcional y por si fuera poco, los dota de un revestimiento interno anti-reflectivo, para que su dueño pueda admirar la información que brinda el reloj sin molestos brillos que nos hagan apartar la mirada de él. Como mucho, notaremos un elegante brillo azulado, que es el encargado de amortiguar la luz reflejada.

Hay que comprobar también el peso general de todo el conjunto, puesto que el grosor y volumen de las cajas de Breitling son considerables. Su peso adecuado estaría entre los 90gr y los 120gr.

Breitling brillo
Breitling falso

Como podréis observar en las imágenes, a pesar de estar delante de una réplica de gran calidad, el cristal produce brillos indeseados, que delatan que no se trata de un Breitling auténtico.

4. Verificar cualquier punto sospechoso

En ocasiones, no hace falta ser un experto para verificar aspectos ocultos de un Breitling que nos hagan sospechar nada anómalo, en definitiva, nuestro sentido común nos puede ayudar a detectar cosas que, ó bien desentonan en el conjunto, ó las hechamos en falta. Esta lista de ítems a revisar, además de todo lo expuesto anteriormente, nos puede ayudar a estar más seguros de lo que tenemos delante:

  • Comprobar el número de serie: Todos los Breitling deben tener el número de serie visible en la tapa de la caja, y los modelos con correa metálica, también lo tienen grabado en ella.
  • Errores ortográficos: Los falsificadores a veces tienen problemas con las traducciones, y puede que cometan alguna falta de ortografia que delate el mal trabajo realizado.
  • Pedir el certificado de autenticidad: Los Breitling autenticos deben venir provistos de un certificado donde haga constar sus especificaciones técnicas y el origen de su fabricación. Normalmente, los falsificadores no se molestaran en copiar también este detalle.
  • Precio excesivamente bajo: Desconfia con toda seguridad de un Breitling «asequible». Esta marca utiliza los mejores materiales en la industria de la relojeria y no reparan en su valor a la hora de construirlo, con lo que su precio va en consecuencia. Si el reloj no tiene un aspecto acorde a su marca, es que no es auténtico.
  • Cómpralo en tiendas oficiales: Parece una obviedad, pero normalmente no tendrás ningún problema comprando un reloj de este tipo en centros oficiales, pero a veces podemos encontrar algún modelo de alta gama en mercados de segunda mano ó en casas de empeño, y es ahí donde debemos tener en cuenta todos los consejos que acabamos de detallar.